Sector pesquero

Ordenación

1. LAS COFRADÍAS DE PESCADORES

En Galicia, a lo largo de sus 1.500 km de costa, el modelo organizativo que está implantado de forma predominante en el sector de la pesca artesanal y el marisqueo son las COFRADÍAS DE PESCADORES. Los primeros antecedentes de las actuales organizaciones datan del siglo XI, denominándose por esa época gremios de mareantes. Las Cofradías de Pescadores de Galicia se definen como corporaciones de derecho público, sin ánimo de lucro, dotadas de personalidad jurídica y capacidad de obrar para el cumplimiento de sus fines y el ejercicio de las funciones que les están encomendadas, actuando de acuerdo con los principios de observancia de la legalidad, transparencia contable y democracia en su estructura interna y funcionamiento. De las 225 cofradías del litoral español, 63 pertenecen a Galicia, estando repartidas en A Coruña (35), Pontevedra (22) y Lugo (6). A su vez se agrupan en sus respectivas FEDERACIONES PROVINCIALES y a través de éstas, en la FEDERACIÓN GALLEGA DE COFRADÍAS DE PESCADORES.

Pueden ser miembros de las cofradías las personas físicas o jurídicas que voluntariamente se asocien, que a su vez desarrollen habitualmente una actividad extractiva pesquera, marisquera o acuícola y que estén en posesión del correspondiente título administrativo habilitante para el ejercicio de tal actividad. Los miembros su integrarán en dos colectivos: trabajadores/as (tripulantes por cuenta ajena o mariscadores/as a pie) y empresarios/as (armadores, titulares de parques de cultivo, etc). Sus órganos de gobierno son la Junta General, el Cabildo y el/la patrón/a mayor.

Las cofradías prestan al sector, entre otros, los siguientes servicios:

  • Servicio de ventas: intermediarios entre los productores (pescadores, mariscadores) y los compradores, responsabilizándose del pago de sus capturas, velando por atraer el mayor número de compradores a las subastes que hagan aumentar el valor de la pesca y actuando como garantía de las transacciones económicas.
  • Servicio de hielo y frío: los profesionales se proveen de hielo, usan las cámaras frigoríficas y de congelado, etc.
  • Servicio de cajas y envases.
  • Servicio de comunicaciones: comunicación constante con las embarcaciones que no sólo repercute en las ventas (compradores, transportistas) sino también ayuda a la seguridad de la vida humana en el mar.
  • Servicio de transporte portuario: para la descarga de las capturas desde la rampa y el transporte a las lonjas o camiones, las cofradías ponen a disposición de sus socios carretillas elevadoras, traspalés automáticos o manuales, grúas, etc.
  • Servicio de carnada
  • Carros varaderos y centros de reparación
  • Surtidores de combustible

Además de todas estas actividades, las cofradías prestan un servicio fundamental a sus asociados, el servicio ADMINISTRATIVO:

  • Altas y bajas en la seguridad social
  • Comunicación de accidentes por el sistema delta
  • Cotizaciones
  • Asesoramiento contable y fiscal

Las cofradías también actúan como agentes en la realización de la FORMACIÓN ESPECÍFICA para el sector, pues solicitan, coordinan y prestan sus instalaciones para la realización de los cursos necesarios para los enroles: marinero-pescador, formación básica, formación sanitaria, operador restringido de radio, etc.

2. las lonjas

Por definición, una LONJA es “cualquier edificio público donde productores y compradores almacenistas venden y compran distintos productos”. Las lonjas más habituales son las de pescado y marisco, donde se realizan subastas.

Las funciones principales de las lonjas, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación son:

  • Control de desembarcos y pesca subastada
  • Cumplir y hacer cumplir la normativa vigente, tanto de tallas como en materia sanitaria.
  • Colaboración con las oficinas gestoras correspondentes.
  • Preparación, exposición y conservación de los productos pesqueros.
  • Normalización de la producción, calibrado y baremos de frescura.
  • Etiquetaje de los productos y emisión de las Notas de Primera Venta.

 

El control del desembarque y la primera venta es responsabilidad de los titulares de la autorización o concesión de las lonjas que pueden ser las COFRADÍAS DE PESCADORES, las cooperativas, vendedurías o la propia Autoridad Portuaria, en algunos casos.

Como ya dijimos, en Galicia hay 63 cofradías de pescadores y existen 57 lonjas vinculadas a ellas. No todas las Cofradías de pescadores dispoñen de lonja, como pode ser el caso de Foz, Espasante, Mera, Miño, Mugardos, Palmeira ou Sanxenxo. Otras, como las Confrarías de pescadores de Lourizán, Pontevedra y Raxó, gestionan conxuntamente la Lonja de Campelo. También se da el caso, en la Ría de Vigo, de que aunque todas las cofradías poseen lonja propia, la subasta de los productos obtenidos por el marisqueo, tanto a pie como a flote, se realiza en la Lonja de Vigo.