Gestión Medioambiental

Presentación

El sector pesquero es un pilar estratégico para la economía de Galicia. No existe ninguna otra actividad productiva que caracterice de igual modo esta región dentro de la economía europea. Para hacernos una idea de cifras, en Galicia existe una flota de cerca de 4.500 embarcaciones donde se embarcan aproximadamente 11.000 tripulantes, unas capturas en fresco de 187 millones de kilogramos y una facturación de 432 millones de euros (ejercicio 2014). La importancia de la pesca es muy superior en algunos municipios costeros, donde la actividad extractiva, acuícuola y transformadora son claves en la economía local. En localidades como Ribeira, Camariñas, A Pobra, Burela, Catoira o Xove se calcula que supone un 20% de su PIB.

El sector pesquero gallego es un sector caracterizado por una amplia variedad de actividades que abarcan desde la pesca artesanal realizada por empresas unipersonales, en pequeñas embarcaciones y cerca del puerto base, hasta la pesca industrial, organizada en torno a distintas formas societarias, empleando grandes buques factoría que realizan sus actividades en cualquier parte del planeta. En este sentido, las Táboas Input-Output Pesca Conserva Galega 1999 ofrecen una clasificación donde, en función de una serie de criterios, se definen claramente las ramas de actividad de la pesca en Galicia. La clasificación realizada distingue, en primer lugar, tres ramas de actividad claramente diferenciadas:

  • Pesca extractiva, como aquella actividad donde la relación de los humanos con el recurso se limita a su localización y captura
  • La acuicultura, donde son precisas una serie de tareas (cultivo, semicultivo) previas a la extracción del recurso
  • Tercero, la conserva y nuevos transformados, donde se agrupan una serie de actividades de carácter industrial relacionadas fundamentalmente con la conservación y producción de productos derivados del pescado.
Por su parte, desde nuestro punto de vista, el sector pesquero es mucho más que lo que tradicionalmente se conoce como pesca extractiva, bajura, altura y gran altura, el marisqueo, la miticultura y el resto de la acuicultura marina, la industria de transformación de pescado (industria conservera y de otros preparados alimenticios) ya que deben, necesariamente, incluirse otros sectores como el comercializador de los diversos productos pesqueros (al por mayor y al por menor ) y otras industrias y servicios relacionados con la pesca. Este último epígrafe incluye los grandes frigoríficos de depósito de productos de la pesca, los servicios que prestan las lonjas, las cofradías de pescadores, organizaciones de productores y también podrían incluirse aquellos organismos dentro de la Administración Pública que se dedican en exclusiva al sector, el personal del Instituto Social de la Marina, la investigación que se realiza en el ámbito de las universidades y otros organismos dependientes de la Administración autonómica, etc.