Sector pesquero

ARTES DE PESCA > Buceo

Definición

Los recursos específicos son un término que engloba un grupo de especies que tienen una serie de características en común, en algunos casos de nueva explotación (poliquetos, oreja de mar) y cuya forma de captura es muy diferente a la del resto de los recursos marinos. En Galicia existen planes de gestión de recolección mediante buceo de las siguientes especies: equinodermos (erizo de mar), solénidos (navaja y longueirón), peneira u oreja de mar, algas, anémonas y poliquetos.

Cómo se trabaja

Existen dos tipos de buceo autorizado en función del recurso a explotar:

  • EN APNEA: buceo a pulmón
  • CON SUMINISTRO DE AIRE DESDE SUPERFICIE: el oxígeno es bombeado mediante un compresor o a través de una botella de aire comprimido. En ambos casos la fuente de oxígeno se encuentra en la embarcación.

Para la práctica del buceo se requieren una serie de equipos de protección individual: traje de neopreno, gafas, regulador, tubos que suministran el oxígeno, aletas, escarpines y guantes. Además se suele llevar cuchillo de seguridad y cinturón con plomada.

  • Preparación: antes de subirse a la embarcación, los buceadores se colocan el traje de neopreno y verifican que el resto del equipo esté correcto. Es muy importante comprobar el correcto funcionamiento del compresor o la carga de las botellas.
  • Navegación: la embarcación se dirige a la zona de trabajo. Una vez allí, se fondea, el buceador se coloca el resto del equipo y comienza el suministro de aire. Para hacerlo posible, al compresor o a las botellas se les enganchan unos tubos huecos de plástico, que finalizan en el regulador del buceador. Una vez verificado que todo está funcionando bien, el buceador se sumerge, señalizando su presencia con una boya. Por seguridad, se trabaja en grupos con un mínimo de 3 personas: 1 en superficie y 2 buceando. La persona que se queda a bordo vigilará que el suministro de aire es correcto y que el resto de las embarcaciones respetan la distancia de seguridad a los buceadores. Para señalizar su actividad, los barcos llevan izada la bandera alfa y en ocasiones perimetran la zona con boyas.
  • Recolección: el buceador comienza a recoger el recurso, a mano en el caso de navaja o longueirón, o ayudado de un rastrillo para los erizos de mar. A medida que va recogiendo, va llenando una saqueta que lleva amarrada a la cintura o bien un salabardo.
  • Descarga del recurso en la embarcación: una vez que la saqueta o el salabardo se llenan, el buceador avisa a la persona de la embarcación. Este, por medio de un cabo, hace descender un salabardo vacío y hace ascender el lleno. Para recursos muy pesados, como las algas, el izado se realiza con la ayuda de una pluma.
  • Manipulación de las capturas: la persona de la embarcación va colocando los recursos en cajas y estibándolas correctamente en cubierta.

Otras artes de pesca

Artes de anzuelo

Percebe